Deja un comentario

Helen y su hula-hoop

Chris Killip. Helen y su hula-hoop, Lynemouth, Northumberland, 1984. Cortesía del artista © Chris Killip

Chris Killip. Helen y su hula-hoop, Lynemouth, Northumberland, 1984. Cortesía del artista © Chris Killip

Si estáis por Madrid, aún no es tarde para verla. Os esperará jugando con su aro de metal en un paraje costero y bastante degradado del norte de Inglaterra, cuestión de hacer tiempo.

Los intelectuales del Renacimiento hubiesen clamado contra Chris Killip; el retrato debía de estar al servicio del poder. Guardar la memoria del linaje, ensalzar las virtudes y resaltar los atributos que distinguían a los señores de los comunes. La espada, la armadura, las obras de arte, los libros, los blasones, las estancias esplendidas, los parajes hermosos… todo aquello que les señalaba como príncipes, como gobernantes elegidos por la providencia divina.

La imagen del poder… la imagen es poder… la imagen ES… porque lo que no se ve en cierta forma no existe, se termina por diluir en las brumas del tiempo.

De modo que no pasa desapercibida la labor de Killip, aunque seguro que cuando estaba tomando las fotos desconocía que estaba retratando un mundo en extinción. Porque el medio obrero que capturó implacable la lente de su cámara ya no existe, él mismo lo comenta en la entrevista con la que se inicia la exposición. La des-revolución industrial de los 80’, de la era Thatcher, acabó con todo aquello. De la conflictividad de aquellos días también da testimonio el fotógrafo; marchas sindicales de las Trade Unions y en una forma más desesperada y nihilista, una foto de jóvenes punks en un concierto.

Pero lo que en definitiva retrata Chris Killip a lo largo de varias colecciones es a obreros en su medio –trabajando o esperando por trabajo, en sus casas, en las fiestas de sus barrios o de descanso dominical en la playa –así como el mismo medio y salva de esta forma a ambos del olvido.

Hasta el 24 de febrero, ese instante congelado en el tiempo por la cámara de Chris Killip, permanecerá colgado de una pared de la tercera planta del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, junto a muchos otros. Vale la pena el paseo.

Por: El Exiliado del Mitreo

(Web de la exposición: http://www.museoreinasofia.es/exposiciones/chris-killip)

Anuncios

Acerca de Exiliado del Mitreo

Hago muchas cosas, pero principalmente me gusta pensar que soy un tipo que a veces escribe...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: