1 comentario

Hibernación

Poco a poco el punto blanco empezó a abrirse, con delicadeza, como si de la propagación de una onda sobre el agua se tratara. El punto blanco fue conquistando el mar negro, el universo vacío, la profundidad infinita. De repente, la inactividad pasó a ser movimiento y el letargo se convirtió en dolor. Una lluvia de colores inundó el blanco impoluto oscureciéndolo de nuevo pero esta vez, se adivinaba, lleno de vida.

La caverna se convirtió en algo palpable y la roca empezó a existir debajo de sus huesos. La estrella del fondo fue mostrando con progresiva claridad los entresijos de la cueva y el goteo del deshielo e inyectó sonidos y olores del exterior. El más tímido de los olisqueos habría encontrado en ese momento la más pequeña de las presas. El hocico y la lengua se le humedecieron. Bostezó enseñando los caninos hasta que se le dislocó la mandíbula. Encajó sus miembros en el suelo y resonaron todos al unísono. Se encaminó a la estrella con paso lento pero decidido.

Era el momento. La hibernación había llegado a su fin.

Anuncios

Un comentario el “Hibernación

  1. Here we are, back on the road again 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: