Deja un comentario

Tictactrictrac

Ten cuidado hijo mío.

Suena a muletilla y es la de mi madre, cada vez que salgo de casa. La última vez que me lo dijo me iba a Tailandia e igual esta era quizás la más justificada. Lo ignoré, como siempre, como todo mensaje taladrante y repetitivo, que no cala, pero que por razones estadísticas acaba cobrando sentido.

Cuando pensé en esto, en esta frase repetitiva retumbando en algún lugar cercano a mis sienes, solamente podía mover mis ojos.

La selva es un lugar atractivo, denso, oscuro, misterioso. Uno se adentra en ella cuando no le queda nada más que descubrir o nada que perder. Cuando quiere traspasar una puerta en el tiempo, hacia otras eras de la humanidad, encontrarse con otros seres, con otra vida.

En definitiva, en la selva uno se encuentra con uno mismo, con los ritmos de su vida, reflejados en los ruidos de las bestias y las ramas rompiéndose bajo sus pies. Uno se encuentra tan pronto con su nacimiento, con todos los procesos que llevan a la creación de su semilla, como con su muerte.

En el momento en el que resonaba la frase materna en sus oídos, circulaban por su retina una cantidad ingente de colores, paisajes, de miradas, sonrisas. Su cuerpo se intentaba mover para compartir las vivencias recordadas por su cerebro. Sus músculos se contraían, pero sólo en su mente. Por desgracia el cerebro no es un músculo y uno ha de ser consciente de su propia parálisis y de su muerte.

La boa cada vez lo enroscaba más. Cada vez la presión era mayor.

Ten cuidado hijo mío.

Cuánta razón, al fin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: